• No se cargo la imagen

La OMM promueve la formación en meteorología e hidrología

15/05/2017.- En el mundo complejo y en rápida evolución en que vivimos, la necesidad de contar con meteorólogos, climatólogos e hidrólogos con formación adecuada y sumamente cualificados se ha tornado más vital que nunca. Consciente de ello, el Consejo Ejecutivo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), está considerando la adopción de una serie de decisiones para reforzar la colaboración y la inversión en esta esfera esencial.

Esas decisiones se centran en que las prioridades en relación con la enseñanza y la formación meteorológicas sean más acordes con el Plan Estratégico de la OMM para 2016-2019, incrementando la cooperación por conducto de iniciativas como viajes de estudio y proyectos bilaterales y multilaterales, alentando a los países a aumentar su apoyo a los Centros Regionales de Formación de la OMM y brindando más orientaciones sobre el procedimiento para la concesión de becas y patrocinios de la OMM.

Entretanto, para crear conciencia sobre la necesidad de promover la capacitación y la enseñanza en las esferas del tiempo, el clima y el agua, la OMM ha presentado un nuevo vídeo de animación en el que se describe la contribución que hacen a la sociedad los meteorólogos, los climatólogos y los hidrólogos. En el vídeo se resumen muchas de las explicaciones que figuran de manera más pormenorizada en el folleto de la OMM Una carrera en meteorología, cuyas versiones en árabe, español, francés, inglés y ruso están ahora disponibles.

¿Por qué el mundo necesita meteorólogos? explora las ventajas que aportan los meteorólogos: las instancias normativas integran orientaciones y predicciones de alta calidad en las actividades nacionales de planificación y de adopción de decisiones; los sectores de la navegación marítima y el transporte aéreo recurren a las predicciones para potenciar la eficiencia y reducir los riesgos; los agricultores utilizan información meteorológica y climática para determinar el momento óptimo para la siembra y la cosecha de cultivos en función de las condiciones estacionales; y el sector de la salud pública utiliza las predicciones meteorológicas y climáticas para predecir brotes de enfermedades transmitidas por el aire y el agua y difundir alertas tempranas cuando una tormenta o crecida peligrosas puede poner en riesgo a las personas y los bienes.

Se ha multiplicado la diversidad de conocimientos y competencias que necesitan los meteorólogos. Estos no solo deben mantenerse a la par de los avances científicos y tecnológicos pertinentes, sino que también deben adquirir conocimientos muy especializados, por ejemplo, cómo transformar datos brutos en mapas y diagramas para usos especializados. Crece la necesidad de que los meteorólogos sean capaces de informar sobre los posibles efectos de los peligros meteorológicos, climáticos e hidrológicos de la manera más oportuna y práctica posible a una amplia variedad de usuarios.

Los meteorólogos y los hidrólogos colaboran con diversos empleadores: desde servicios meteorológicos nacionales e instituciones de investigación hasta empresas privadas, aeropuertos y organismos policiales, entre otros, lo que implica que también conocen perfectamente el sector específico al que prestan sus servicios.

Fuente: OMM