Evaluaciones de la meteorología para la agricultura

19/09/2017.-  El impacto de la meteorología en el crecimiento y condiciones de las cosechas, y en última instancia también, en su producción y precio ha sido bien documentado. Por ejemplo unas precipitaciones oportunas, y unas temperaturas estacionales adecuadas pueden mejor significativamente la producción de las cosechas.

Por el contrario si las precipitaciones llegan en un momento inapropiado, o se dan extremos de temperatura, se puede reducir la producción.

Dada la influencia de la meteorología en el crecimiento y la condición de las cosechas, los meteorólogos de la JAWF vigilan las condiciones meteorológicas de todo el mundo para ayudar a los economistas de la plantilla a predecir mejor, y con mayor antelación, los cambios en la producción agrícola.

Frecuentemente se utilizan análisis de series temporales para diagnosticar la progresión temporal y los efectos acumulativos de la meteorología a lo largo de las diversas fases del desarrollo de las cosechas.

Cabe destacar, que también se utilizan análisis especiales para localizar y analizar datos meteorológicos con relación a características geográficas importantes.

Otra herramienta muy efectiva para calcular el potencial de rendimiento es la comparación de clasificaciones por percentiles que, normalmente, se computan para períodos históricos mensuales o estacionales, permitiendo a los analistas identificar semejanzas en configuraciones de temperatura y precipitaciones entre varios años.

Uno de los primeros pasos del proceso de análisis de datos de la JAWF consiste en mostrar los datos de cada estación de observación individual en mapas que contienen las fronteras políticas de las regiones agrícolas más importantes.

Es importante resaltar que estos mapas sirven tanto para identificar las aéreas donde las cosechas pueden estar sufriendo problemas causados por extremos de temperatura o precipitaciones, como para contribuir a la calidad y control de los datos.

Aunque estos mapas de datos de temperatura y precipitaciones son muy valiosos para las evaluaciones de la situación tiempo-cosecha, a menudo se requieren análisis adicionales para evaluar completamente el probable impacto de una meteorología anómala sobre el desarrollo de las cosechas.

Prensa INAMEH / Cortesía Boletín de la Organización Meteorológica Mundial.