Formación y evolución de un tornado

08/10/2017.- Un tornado es un fenómeno natural que se produce en una tormenta. Cuando la tormenta es muy fuerte, la reacción de las descargas eléctricas se convierte en una especie de embudo de viento que se va desplazando y arrasando todo lo que encuentra en su camino. 

Este fenómeno se forma cuando hay varios cambios de velocidad y dirección en la tormenta. Entonces se produce el embudo de viento, que generalmente va acompañado de granizo y se pone a girar desplazándose durante unos pocos kilómetros.

En cualquier lugar donde ocurra una tormenta se puede producir un tornado, pero la verdad es que este fenómeno natural no suele ocurrir en todo el mundo. En EE.UU. se encuentra lo que se denomina el callejón de los tornados, una zona donde conviven habitualmente con este fenómeno. Pero también hay tornados en otras partes del mundo como México, Argentina, Japón, Australia o Nueva Zelanda.

Es importante señalar que un tornado surge de improviso, por lo que es muy difícil saber que va a ocurrir. Los expertos pueden anunciarlo con unos 13 minutos de antelación, con lo que se pueden salvar muchas vidas. También se puede observar el cielo para estar atento a algunos cambios. El tornado avisa cuando el cielo se pone muy oscuro o de color verdoso y se oye un ruido estrepitoso.

Diferencias entre tornados y huracanes.

Mucha gente confunde los tornados con los huracanes, pero no son lo mismo. Mientras que los tornados tienen su origen y ocurren en el continente, los huracanes lo hacen en el mar.

Además, los huracanes pueden durar varios días, algo que no ocurre con los tornados que solo duran unos minutos.

Prensa INAMEH/ Cortesía Agencias Internacionales.