Estado del Sistema Mundial de Observación del Clima

10/10/2017.-  La observación global de la atmósfera, la superficie y los océanos de la tierra son esenciales para evaluar la variabilidad del clima y el cambio climático, así como para comprender sus causas. Por ejemplo, observaciones y análisis recientes han mostrado que el nivel medio del mar ha continuado elevándose, y por primera vez ha sido posible determinar la importancia relativa de las contribuciones de la expansión térmica, la fusión de los hielos y el almacenamiento del agua en la superficie terrestre.

Es importante saber que la observación también suministra datos que son fundamentales para evaluar, ajustar e inicializar los modelos numéricos que predicen el comportamiento del sistema climático para los próximos meses o estaciones, y que realizan proyecciones acerca de cómo cambiará el clima a largo plazo en función de diferentes hipótesis sobre emisiones de gases de efecto invernadero y otras actividades humanas.

Las series largas de datos de observación han permitido al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), difundir el mensaje de que el calentamiento del sistema climático mundial es inequívoco.

Por otra parte, la  observación global varía en su naturaleza, distribución y extensión a través de la atmósfera, los océanos y la superficie terrestre. Tras muchas décadas de recopilación de datos meteorológicos la observación atmosférica es la más desarrollada, con una red relativamente densa aunque no exenta de lagunas, sujeta a normas definidas y con alto nivel de intercambio de información mediante centros internacionales de datos que abarcan casi todas las variables. La mejora de la observación atmosférica es continua.

Finalmente es importante destacar, que este sistema continúa progresando y dando mejor respuesta a las necesidades de una comunidad de usuarios cada vez mayor. Con el paso del tiempo, la longitud de la serie de registros de datos obtenidos con instrumental moderno está aumentando en los años recientes por la mejora de las observaciones y en los más antiguos por la recuperación, reprocesado y reanálisis de los datos.

Prensa INAMEH / Cortesía Organización Meteorológica Mundial.