El ciclo hidrológico y sus características

14/10/2017.- El concepto de ciclo hidrológico es simple, pero el fenómeno que describe es complejo. Aunque el volumen total de agua global permanece constante, la distribución cambia continuamente en océanos y continentes, regiones y cuencas. Paralelamente, a medida que la civilización avanza, las actividades humanas introducen modificaciones que alteran el equilibrio dinámico del ciclo natural del agua.

Se inician nuevos procesos y eventos que modifican su distribución espacial, temporal y también la calidad. A estos procesos y eventos se los denomina ciclo ambiental del agua.

El agua cumple un ciclo en constante movimiento. Se desplaza de un sitio de almacenamiento a otro y cambia de estado físico.

El ciclo es una sucesión de transferencias y acumulaciones. Un río lleva agua de un lugar a otro, el mar es una acumulación de agua, y la evaporación del agua de mar hacia la atmósfera es una transferencia.

Los flujos entre almacenamientos no son regulares ni constantes en distribución espacial, ni temporal.

El agua constituye el vehículo fundamental de transporte e intercambio de nutrientes para los seres vivos. En el suelo se encuentran disueltos elementos que pueden ser absorbidos por las raíces de los vegetales. A su vez, las plantas son consumidas por organismos superiores dando lugar a la cadena alimenticia.

El tránsito o flujo de agua (en estado líquido o sólido) sobre la superficie genera cierta energía. Esto se traduce en un trabajo que modela la superficie y modifica el paisaje.

Prensa INAMEH/ Cortesía Agencias Internacionales.