La contaminación atmosférica y sus efectos actuales

21/10/2017.- La contaminación atmosférica es resultado procesos industriales que implican la combustión de recursos naturales tales como el carbón, el petróleo y el gas. Estas combustiones se producen en su mayoría en el sector industrial y en el transporte por carretera, pero también en menor medida en calefacciones residenciales y en pequeñas instalaciones. En todos estos procesos se genera dióxido y monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y azufre entre otros gases nocivos principalmente para la salud humana.

Causas principales:

Los carburantes fósiles y el transporte.

El gran agente contaminador del aire es la utilización de carburantes fósiles como fuente de energía, que emiten dióxido de carbono (entre otros contaminantes) a la atmósfera. En este problema los gases emitidos por los automóviles, vehículos pesados y otros medios de transporte siguen presentando un desafío sin solución inmediata

Las chimeneas de la industria.

Hay que diferenciar dos tipos de contaminación del aire generados por las fábricas. El primero es el provocado por la fuente de energía que utilizan para el funcionamiento de sus hornos y máquinas. Este tipo de polución ha disminuido notablemente debido al reemplazo del carbón y el petróleo por la energía eléctrica. El segundo tipo de contaminación está relacionado con la actividad puntual de cada industria. El control de las emisiones depende de la rigurosidad y la eficiencia de las autoridades.

La industria química.

Las industrias que generan productos a través de procesos químicos agregan otro factor a los mencionados para el resto, ya que como resultado de estos procesos se generan tóxicos de alta peligrosidad. Un accidente o un mal funcionamiento en estas plantas industriales pueden envenenar el aire y provocar una catástrofe.

El problema de la basura.

El depósito y tratamiento de la basura generada por el hombre presenta grandes inconvenientes. Los basurales a cielo abierto representan un grave problema para la salud de los residentes de las áreas donde se instalan. Lentamente se avanza en el reciclaje y el tratamiento de la basura, e inclusive en su utilización como fuente alternativa de energía.

Incendios.

Los incendios contaminan el aire de acuerdo a la naturaleza del material que se quema. Un incendio forestal provoca una contaminación peligrosa en el corto plazo, en cambio el humo liberado por un edificio en llamas puede liberar partículas más peligrosas y que pueden seguir contaminando el aire, el agua o el suelo durante más tiempo.

El tabaco contamina.

El consumo de tabaco en espacios cerrados provoca una contaminación puntual que puede ser peligrosa para la salud de los que se encuentran en ese lugar.

Volcanes y terremotos.

El aire puede ser contaminado por procesos naturales como la erupción de un volcán o un terremoto, que liberan dióxido de carbono y otros gases a la atmósfera.

Efectos de la contaminación atmosférica.

La contaminación atmosférica afecta a millones de personas de todo el mundo, especialmente a aquellas que viven en los grandes núcleos urbanos y en áreas fuertemente industrializadas, con denso tráfico de vehículos. Las emanaciones de polvos y gases corrosivos deterioran el medio ambiente dando lugar a olores desagradables, pérdida de visibilidad y daños para la salud humana, para los cultivos y otras formas de vegetación y sobre los materiales de construcción.

La contaminación atmosférica apareció primero como una molestia grave pero, posteriormente, se ha convertido en una amenaza para la calidad de la vida, los efectos producidos por la contaminación atmosférica dependen principalmente de la concentración de contaminantes, del tipo de contaminantes presentes, de tiempo de exposición y de las fluctuaciones temporales en las concentraciones de contaminantes.

Posibles soluciones.

Para mitigar la contaminación atmosférica se debe partir desde que se debe preservar en buen estado los cuerpos de aguas y los suelos. Así estaremos limpiando el atmósfera.

Saneamiento de las aguas.

Recuperación de los cuerpos de aguas.

Regeneración de las cuencas hidrográficas.

Regeneración de los suelos.

Viviendas ecológicas.

Reciclaje.

Campos de compostaje. 

Sembrando y reforestando.

Prensa INAMEH / Cortesía Agencias Internacionales.