Causas y consecuencias extremas de las olas de calor

24/10/2017.- Se entiende por ola u onda de calor un período extenso de temperaturas extremas que elevan el termómetro. Puede estar acompañado por una humedad excesiva, lo que en vez de disipar la sensación de calor la acrecienta.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) define una ola de calor como un calentamiento importante del aire o invasión de aire muy caliente, sobre una zona extensa que suele durar de cinco días a una semana.

Se trata de una sensación agobiante y a menudo agotadora para cualquier ser vivo que no está acostumbrado a un ambiente particularmente caluroso. Sin embargo, la definición puede variar de una región a otra en cuanto a las condiciones climáticas donde la ola de calor se presenta. Es decir, las temperaturas desde las que se considera una onda de calor en una región de clima templado son distintas en una zona de clima seco, aunque los efectos son similares.

Causas de las olas de calor

Las olas de calor ocurren si la alta presión en zonas de gran elevación permanece durante varios días y el aire que se encuentra debajo se hunde, por lo que el calor queda atrapado. Esto suele suceder durante los meses de verano.

En muchas ocasiones las olas de calor ocurren en zonas geográficas que combinan temperaturas altas y elevados niveles de humedad, pero también ocurren en lugares secos.

El tema del cambio climático, ha sido discutido y considerado un elemento que propicia y agrava las olas de calor.

NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, por sus siglas en inglés) está facultada para emitir alertas basadas en índices de calor, una medida de temperatura representada en grados Fahrenheit y valorada en términos de sensación del calor.

Efectos de las olas de calor

Sus efectos pueden ser directos o indirectos, pues muchos padecimientos están relacionados con la presencia de este fenómeno.

Muchas personas sufren trastornos como consecuencia de la pérdida de sal a través de la sudoración excesiva, que es una respuesta natural del cuerpo para refrescarse. Sin embargo, hay que saber que los trastornos ocurren cuando las personas se exponen al calor durante mucho tiempo de tal forma que éste supera las condiciones idóneas para su edad y complexión física.

Algunos de los padecimientos más comunes en los seres humanos por las olas de calor son los siguientes:

Estrés por calor: La temperatura del cuerpo aumenta de forma rápida, por lo que la persona experimenta una sensación anímica de desgaste y malestar.

Quemaduras solares: Si una persona permanece durante mucho tiempo bajo los intensos rayos solares durante una onda de calor, con toda seguridad sufrirá quemaduras en la piel.

Sarpullido: Son erupciones que emergen en zonas cubiertas por la ropa y pueden estar acompañadas de inflamación.

Deshidratación: Es una consecuencia natural por la inadecuada hidratación y la pérdida de agua al sudar.

Síncope por calor: La persona sufre sudoración excesiva, deshidratación y vasodilatación periférica, lo que conduce a un síncope.

Hipertermia y/o golpe de calor: El cuerpo se ve imposibilitado para disipar el calor que obtiene. Muchas personas han muerto por estos padecimientos, por lo que es importante beber muchos líquidos y evitar permanecer a la intemperie en días especialmente calurosos.

Es importante recordar que en agosto del año 2003 una intensa onda de calor ocasionó la muerte de unas 50.000 personas en Europa. Aunado a ello, de acuerdo a estadísticas las olas de calor causan más muertes en Estados Unidos que los tornados, huracanes, inundaciones, terremotos y otros fenómenos naturales.

Prensa INAMEH/ Cortesía Agencias Internacionales.