La Organización Meteorológica Mundial da a conocer el último Boletín El Niño/La Niña

24/10/2017.- Según el último Boletín El Niño/La Niña hoy de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) puede que en los próximos meses, y por segundo año consecutivo, el tiempo se vea sujeto a la influencia de un episodio débil de La Niña, en muchas partes del mundo.

La Niña, fenómeno conocido también como anomalía negativa, produce un enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del pacífico ecuatorial, que viene acompañado de cambios en la circulación atmosférica tropical.

El Niño y La Niña son fases opuestas de la interacción atmósfera-océano en el pacífico tropical, que se denominan conjuntamente El Niño/Oscilación del Sur (ENOS). Tienen efectos opuestos en las características del tiempo y el clima. Las zonas que se ven afectadas por precipitaciones inferiores a la media durante un episodio de El Niño registran por lo general precipitaciones por encima de la media durante un episodio de La Niña y viceversa.

“La influencia de algunos fenómenos climáticos a gran escala, como La Niña, se extiende a países en los que habitan millones de personas. Nuestra capacidad para predecir por adelantado esos fenómenos es de vital importancia para facilitar la planificación en sectores sensibles al clima, como el de la agricultura, los recursos hídricos, la salud pública, la energía o el transporte, y proporcionar alertas tempranas de los riesgos que conllevan”, manifestó Petteri Taalas, Secretario General de la OMM.

El Boletín El Niño/La Niña hoy de la OMM indica que, desde el mes de agosto, en la parte oriental del Pacífico tropical se ha producido un rápido enfriamiento de las temperaturas de la superficie del mar, que se han acercado a los niveles de La Niña. No obstante, los indicadores atmosféricos se han mantenido fundamentalmente en unas condiciones neutras del ENOS. Para que se produzca un episodio de La Niña típico, es esencial que tanto el océano como la atmósfera presenten las características propias asociadas.

Existen probabilidades de entre el 50 y el 55% de que en el último trimestre de 2017 se den unas condiciones correspondientes a un episodio débil de La Niña, según el Boletín, que se basa en modelos climáticos de los principales centros de predicción del mundo y en las evaluaciones de esos modelos realizadas por expertos.

Si realmente ocurre un episodio de La Niña, lo más probable es que sea de intensidad débil, y se prevé que las condiciones vuelvan a ser neutras en el primer trimestre de 2018.

Otro escenario potencial es que persistan las actuales condiciones neutras del ENOS hasta finales de año, con entre el 45 y el 50% de posibilidades. La formación de un episodio de El Niño prácticamente puede descartarse, según la OMM.
El año pasado se dieron unas condiciones cercanas a las de un episodio de La Niña. No es infrecuente que se produzcan dos episodios consecutivos de La Niña después de un episodio intenso de El Niño, como el que se produjo en 2015- 2016.

Prensa INAMEH/ Cortesía Organización Meteorológica Mundial.