Conozca los servicios de aplicación de la Organización Meteorológica Mundial

12/11/2017.- El tiempo, el clima y el agua tienen efectos sobre numerosos sectores socioeconómicos: la agricultura y la pesca, la energía, el transporte, la salud, los seguros, el deporte, el turismo y muchos más. La OMM promueve la aplicación de información meteorológica, climatológica, hidrológica y oceanográfica en todas las actividades humanas.

Asimismo, la organización ha dado prioridad a la prestación de servicios de información climática para la agricultura y la seguridad alimentaria, la reducción de los riesgos de desastre, el sector de la energía, la salud, y la gestión de los recursos hídricos a través del Marco Mundial para los Servicios Climáticos.

Reducción de los riesgos de desastre

Los peligros relacionados con el tiempo, el clima y el agua causan alrededor del 90% de todos los desastres. Las pérdidas humanas y materiales provocadas por los desastres son un gran obstáculo para el desarrollo sostenible y la seguridad pública. Junto con otras organizaciones internacionales, regionales y nacionales, y asociados, la OMM coordina los esfuerzos de los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales para mejorar los servicios de predicción y los sistemas de alerta temprana con el fin de proteger las vidas y los bienes de los peligros naturales, tales como los ciclones tropicales, las tormentas, las crecidas, las sequías, las olas de calor y de frío o los incendios forestales.

Además de a la seguridad pública, esos fenómenos extremos afectan a  los suministros de agua y alimentos, el medio ambiente, el transporte, la salud y otros numerosos sectores socioeconómicos.

En un documento de investigación sobre políticas del Banco Mundial se indica que, puesto que los componentes más costosos de los sistemas de alerta temprana ya existen las redes de observaciones coordinadas de la OMM y la capacidad mundial de predicción meteorológica, se estima que las inversiones adicionales que se necesitan rondan los 1.000 millones de dólares de Estados Unidos anuales y supondrían una relación costo beneficio de entre 4.000 y 36.000 millones anuales.

Gestión de los recursos hídricos

El agua dulce es esencial para la vida. Los recursos de agua dulce están disminuyendo y deteriorándose por causa de las presiones demográficas y climáticas. La OMM promueve la evaluación de los recursos hídricos y suministra las predicciones necesarias para planificar el almacenamiento de agua con vistas a satisfacer las necesidades de los hogares, las actividades agrícolas, la generación de energía hidroeléctrica y el desarrollo urbano.

La Organización apoya un enfoque integrado y multidisciplinario de la gestión de los recursos hídricos.

Agricultura y seguridad alimentaria

El sector agrícola depende considerablemente de una información meteorológica, climática e hidrológica oportuna y exacta, particularmente en la medida en que afronta riesgos climáticos crecientes. Las observaciones, análisis y predicciones efectuadas por los Miembros de la OMM permiten a la comunidad agrícola aumentar el rendimiento de los cultivos y el ganado, planificar la temporada de siembra y de cosecha, y reducir las plagas y las enfermedades.

Los Foros regionales sobre la evolución probable del clima, que se celebran regularmente, así como la formación y la coordinación de los servicios y recursos son servicios que permiten mejorar la producción y la sostenibilidad agrícolas, contribuyendo así a la seguridad alimentaria mundial.

Transporte

El sector de la aviación exige toda una variedad de información sobre las condiciones meteorológicas. La precipitación, el viento, la turbulencia, la niebla y muchos otros factores afectan a las actividades aeronáuticas diariamente. La OMM vela por el suministro de servicios meteorológicos rentables y adecuados a las necesidades, que garanticen la seguridad, la regularidad y la eficacia de la navegación aérea en todo el mundo.

Asimismo, la Organización presta servicios en apoyo de la seguridad del transporte marítimo y terrestre. Esos servicios proporcionan alertas tempranas para las infraestructuras marinas de petróleo y gas natural, favoreciendo así la seguridad energética y el transporte.

Océanos

La OMM promueve la protección del medio ambiente marino y la gestión eficaz de los recursos marinos mediante la recolección y distribución oportunas de los datos meteorológicos marinos y oceanográficos. Además, ayuda a los Miembros a implantar sistemas coordinados a escala nacional y regional que permitan reducir al mínimo las pérdidas de vidas y los daños causados por los ciclones tropicales. Apoya asimismo la pesca sostenible por medio de las observaciones y los análisis meteorológicos y climáticos.

Energía

La información climática, meteorológica e hidrológica favorece el desarrollo y la utilización óptimos de los recursos energéticos renovables, como las energías hidráulica, eólica, solar o biológica. Esa información también sustenta el funcionamiento ordinario de las centrales nucleares, las centrales termoeléctricas de carbón y otras formas de producción de energía.

 La OMM facilita el intercambio de datos que puedan ayudar a los administradores y las empresas de explotación de recursos energéticos a planificar mejor los cambios de la demanda de energía, el desarrollo de sistemas energéticos locales y el cumplimiento de las normas ambientales.

Desarrollo socioeconómico

La OMM respalda el desarrollo social y económico de los países en desarrollo, particularmente los países menos adelantados, y de los territorios y los pequeños Estados insulares en desarrollo, y su lucha contra la pobreza, mejorando para ello la capacidad y las competencias de sus Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales.

El desarrollo de la capacidad de las comunidades más vulnerables supone a su vez que estén en mejores condiciones de vigilar las condiciones meteorológicas, climáticas e hidrológicas y de planificar las condiciones futuras.

Resulta difícil calcular a escala nacional, y mucho menos mundial, la rentabilidad de cada dólar invertido en información meteorológica desde el punto de vista del desarrollo socioeconómico, pero varios estudios han demostrado que los beneficios potenciales son elevados. Por ejemplo, según han demostrado los mismos estudios, en Estados Unidos de América unas predicciones a corto plazo más exactas podrían ahorrar a la agricultura unos 40 millones de dólares más al año al permitir que se eviten gastos de riego y podrían resultar en unos beneficios marginales de 500 millones de dólares anuales para los productores de energía eléctrica y de gas. 

En los últimos cien años, gracias a unas mejores predicciones de huracanes para la costa Atlántica, se han logrado importantes reducciones de las víctimas mortales que se producen anualmente a causa de los huracanes.

Prensa INAMEH/ Cortesía Organización Meteorológica Mundial.