Parque Nacional Macarao conmemora sus 45 años surtiendo de agua a Caracas

Prensa Ecosocialismo (Minec) / Inparques / Delta Amacuro, 05/12/2018.- En la región central de la costa sureste de Caracas se encuentra el Parque Nacional Macarao, el cual está bajo la protección del Instituto Nacional de Parques (Inparques), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo (Minec), se encarga de resguardar las 15.000 hectáreas de este espacio donde el verde de la naturaleza reina en plena capital de Venezuela.

Las cuencas de los ríos Macarao, San Pedro y El Jarillo, son el epicentro del que fuera declarado como Parque Nacional desde el 5 de diciembre del año 1973, por ser una zona que representa un potencial recurso hidrográfico para el país, esencialmente para quienes habitan en el Distrito Capital, ya que surte de agua potable a la ciudad de Caracas.

Sin embargo, la creación del “Cinturón Verde de Caracas” -en junio de 1792 mediante el Decreto Ejecutivo N° 1.046-, incluyó a Macarao entre las zonas protegidas y, a su vez, ello impulsó la decisión de convertirlo en un Parque Nacional años más tarde.

Por ello, este 2018, cuando se cumplen 45 años de esta declaración, Inparques celebra la existencia del Parque Nacional Macarao, porque más allá de guardar entre sus límites una importante represa hidroeléctrica de Agua Fría. Este es un espacio totalmente natural y presto al servicio para el encuentro de los caraqueños que a diario pueden disfrutar de lo hermoso de esta joya.

Un “Bosque Nacional” para la excursión

En el Parque Nacional Macarao, la característica principal es una especie de hábitat selvática y boscosa cuyo relieve montañoso forma parte de la Cordillera de la Costa. Su extraordinario paisaje de montaña regala desde sus entrañas una exótica belleza natural en la que convive diversidad de especies típicas de la zona.

Mamíferos como el venado matacán rojizo, conejo de monte y hasta la pereza de tres dedos, están en este ecosistema en el que, de igual forma, se muestran en todo su esplendor un número indeterminado de aves, entre ellas: el colibrí pechiazul, paují copete de piedra, azulejo montañero y el perico de cola roja, especie endémica de la Cordillera de la Costa.

Fue también esa amplia extensión de plantas existentes en El Valle de Macarao las que en 1926 le revistieron de gran importancia para esa entidad, siendo históricamente la primera área protegida en el territorio venezolano, específicamente bajo la figura de “Bosque Nacional”.

Por excelencia, el Parque Nacional Macarao es un atractivo turístico que la naturaleza obsequia a visitantes y lugareños brindando además, especiales condiciones para el excursionismo deportivo, así como para el desarrollo de actividades de índole científica, investigativa, educativa y para el esparcimiento al aire libre.

Prensa Ecosocialismo (Minec) / Rossanny Salazar

Fotografía/ Archivo

Contacto: ecosocialismoprensa@gmail.com